Abriendo Nuestro Corazón A Dios

gota-de-amor-1024Cita Base: Hebreos 4:16

16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

 Introducción:

La única manera de abrir el corazón delante de Dios, es a través de la oración, y no de cualquier oración; sino de una oración en la que abrimos nuestra alma a Dios, confiados en que él nos va a escuchar, entiéndase en el versículo anterior que Dios no se encuentra en el trono del juicio sino en el trono de la gracia o el propiciatorio.

Lo anterior quiere decir, que nuestro Dios está dispuesto a escuchar nuestra oración sea cual fuese nuestra condición, siempre y cuando que ésta oración sea hecha con todo el corazón y con un sentimiento de arrepentimiento verdadero por nuestros pecados.

Si nuestro Dios nos dijese “voy a tener comunión con vosotros desde mi trono de juicio”, entonces si tendríamos razón de temblar y huir de la presencia del todopoderoso.

Así como hay un trono de la gracia desde donde Dios está dispuesto a tener comunión con los pobres pecadores, también esta sentado a su lado  nuestro Señor Jesucristo.

El Señor Jesucristo está rociando continuamente el propiciatorio con su sangre.

Hebreos 12:23-24

23 a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos,

24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

 Cuando se vivía bajo la ley el sumo sacerdote entraba en el lugar santísimo, donde se encontraba el propiciatorio, no podía hacerlo sin la sangre.

Hebreos 9:7

7 pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo

¿Por qué no?

Porque Dios estaba allí sentado, y era perfectamente justo así como misericordioso. Así pues la misión de la sangre era evitar que la justicia cayera sobre las personas afectadas por la intercesión del sumo sacerdote.

Levíticos 16:13-17

13 Y pondrá el perfume sobre el fuego delante de Jehová, y la nube del perfume cubrirá el propiciatorio que está sobre el testimonio, para que no muera.

14 Tomará luego de la sangre del becerro, y la rociará con su dedo hacia el propiciatorio al lado oriental; hacia el propiciatorio esparcirá con su dedo siete veces de aquella sangre.

15 Después degollará el macho cabrío en expiación por el pecado del pueblo, y llevará la sangre detrás del velo adentro, y hará de la sangre como hizo con la sangre del becerro, y la esparcirá sobre el propiciatorio y delante del propiciatorio.

16 Así purificará el santuario, a causa de las impurezas de los hijos de Israel, de sus rebeliones y de todos sus pecados; de la misma manera hará también al tabernáculo de reunión, el cual reside entre ellos en medio de sus impurezas.

17 Ningún hombre estará en el tabernáculo de reunión cuando él entre a hacer la expiación en el santuario, hasta que él salga, y haya hecho la expiación por sí, por su casa y por toda la congregación de Israel.

 Esto debería significar para nosotros que toda nuestra falta de merito no debe impedirnos que acudamos a Dios buscando misericordia en Cristo.

Usted clama diciendo que es indigno, y que, por lo tanto, Dios no va a tener en cuenta sus oraciones.

Esto es cierto si usted se deleita en su vileza y se acerca a Dios con sus pretensiones, pero si en base en un sentido de su maldad abre su corazón a Dios, y desea con todo su ser la salvación de su culpa y ser limpio de todo pecado; no tenga temor, porque su maldad no va impedir que el Señor le escuche.

Jesús esta allí en la presencia de Dios, no solo para rociar el trono de gracia con su sangre, sino que Él habla y su sangre habla.

Jesús tiene una audiencia y su sangre tiene una audiencia; de tal modo que Dios dice que cuando ve la sangre pasa de largo.

Éxodo. 12:7 y 13

7 Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer.

13 Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.

 La oración es desahogarse, es aliviarse al derramar nuestro corazón ante Dios, es abrir afectuosamente su alma en solicitudes, suspiros y gemidos.

Salmos 42:2-4

2 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?

3 Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche, Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?

4 Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí; De cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios, Entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta.

 Notemos especialmente sus palabras “derramo mi alma dentro de mí”.

Esta expresión significa que en la oración debemos entregar toda nuestra vida y fuerzas delante de Dios.

Y después en el Salmos 62:8, David declara:

8 Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio. Selah

 Es una oración verdadera el orar con todo el corazón derramando nuestra alma delante del Dios vivo.

En éste tipo de oración Dios nos promete liberarnos, a nosotros de la cautividad:

Deuteronomio 4:29

29 Más si desde allí buscares a Jehová tú Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma.

 La oración debe ser un abrir el corazón o el alma a Dios. Esto muestra la excelencia del espíritu de oración. La oración se centra en el gran Dios del universo. Alguien puede preguntar “¿Cuándo acudir y presentarse delante de Dios?”.

La respuesta es que el que de verdad ora a Dios, lo hace cuando ve un vacío en todas las cosas debajo del cielo, cuando se da cuenta de que solo en Dios hay verdadera satisfacción para el alma.

Salmos 71:1-5

1 En ti, oh Jehová, me he refugiado; No sea yo avergonzado jamás.

2 Socórreme y líbrame en tu justicia; Inclina tu oído y sálvame.

3 Sé para mí una roca de refugio, adonde recurra yo continuamente. Tú has dado mandamiento para salvarme, Porque tú eres mi roca y mi fortaleza.

4 Dios mío, líbrame de la mano del impío, De la mano del perverso y violento.

5 Porque tú, oh Señor Jehová, eres mi esperanza, Seguridad mía desde mi juventud.

Debemos tener mucho cuidado de dejar el altar de oración por la persuasión repentina, de que no tenemos al Espíritu Santo.

El diablo se esfuerza mucho por hacernos creer o pensar que nuestras oraciones o son las mejores o no son escuchadas por Dios, el alimentará el ego de aquellas personas que creen que sus oraciones y todo lo que hacen para Dios lo están haciendo bien, cuando sus oraciones y sus otros deberes también le huelen muy mal a Dios.

El diablo aparecerá también para acusarnos delante de Dios, y para hacernos creer que ni su persona, ni su actuación son aceptables a Dios.

Zacarías 3:1-7

1 Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle.

2 Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio?

3 Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel.

4 Y habló el ángel, y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala.

5 Después dijo: Pongan mitra limpia sobre su cabeza. Y pusieron una mitra limpia sobre su cabeza, y le vistieron las ropas. Y el ángel de Jehová estaba en pie.

6 Y el ángel de Jehová amonestó a Josué, diciendo:

7 Así dice Jehová de los ejércitos: Si anduvieres por mis caminos, y si guardares mi ordenanza, también tú gobernarás mi casa, también guardarás mis atrios, y entre éstos que aquí están te daré lugar.

Así, pues, tenga cuidado de tales falsas conclusiones y desalientos sin base; y aunque esas persuasiones vienen a su espíritu para convencerle de que no puede orar, más bien que quedar desanimado por ellas úselas para crecer en sinceridad e inquietud de espíritu cuando se acerca a Dios.

Estas tentaciones repentinas no deberían apartarle de la oración y de abrir su alma a Dios; como tampoco deberían impedírselo las propias corrupciones de su corazón.

Póngase mucho más a los pies del Señor con un sentido más profundo de su propia maldad, más que argumentar a favor de sus solicitudes desde la vileza y corrupción de su corazón. Ruegue al Señor por la gracia que justifica y santifica, y no argumente desde la base del desánimo y la desesperanza.

Salmos 25:11

11 Por amor de tu nombre, oh Jehová, Perdonarás también mi pecado, que es grande.

Conclusión:

Si nos acercamos confiadamente al trono de la gracia, por medio de la sangre de nuestro Señor Jesucristo, hallaremos el favor de Jehová nuestro Dios, si nuestra oración es verdadera y sincera delante de él.

Así como nuestro Señor Jesucristo nos enseñó a interceder por nuestras necesidades y las de los demás sin darnos por vencido, hasta hacer levantar del trono a nuestro Dios.

Lucas 11:5-10

5 Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes,

6 porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante;

7 y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos?

8 Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite.

9 Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

10 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

 Que el Señor les continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis Yancen Tinoco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.