Una Meta

80 Grand Walls HD CG (64)Cita Base:

Filipenses 3:14-16

14 prosigo a la meta,  al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

15  Así que,  todos los que somos perfectos,  esto mismo sintamos;  y si otra cosa sentís,  esto también os lo revelará Dios.

16  Pero en aquello a que hemos llegado,  sigamos una misma regla,  sintamos una misma cosa.

Introducción:

Tratemos un tema muy importante en la vida de los creyentes y aún de los que no lo son, y es que todos nos dirigimos a una meta.

La Escatología:

Del gr.gr. griego esjatos, “último”.

Este término se refiere a la doctrina de las últimas cosas.

Los escritos bíblicos nos hablan de movimiento lineal en dirección a una meta. Dios dirige la historia hacia el cumplimiento definitivo de sus propósitos para la creación. De manera que la escatología bíblica no se limita al destino del individuo; tiene que ver con la consumación de toda la historia del mundo, hacia la cual se dirigen todos los actos redentores de Dios en la historia.

La carrera en dirección a ésta meta comienza con el llamado de Abraham y la promesa de la tierra a heredar, pero en el mensaje de los profetas es donde radica su pleno carácter escatológico, que se proyecta hacia una meta final permanente conforme al propósito de Dios en la historia.

Los profetas describen con frecuencia la era escatológica de salvación que se halla más allá del juicio. Fundamentalmente es la era en la cual ha de prevalecer la voluntad de Dios. Las naciones han de servir al Dios de Israel y conocerán su voluntad.

La Meta:

De dicha meta es de la que está hablando el apóstol Pablo a la iglesia en Filipo. Hay que saber y entender que a dicha meta no solo debe esperarla la humanidad sino que también la naturaleza le espera con gemidos de dolor.

Romanos 8:18 s.s

La carrera hacia la meta comienza con un sentido de honestidad con uno mismo e insatisfacción con su situación actual.

Al comenzar esta carrera hay que hacerlo en total seguridad, es decir con acciones enérgicas, decisivas y agresivas.

Mateo. 11:12

El Premio

El premio de dicha carrera no son los tesoros de la tierra porque eso está asegurado con el Señor; el premio de dicha carrera es ver al Señor cara a cara. Dicho premio está formado por:

 1.     La Corona: (Primera de Corintios 9:25, Segunda de Timoteo. 4:8, Santiago 1:12, Apocalipsis 3:11)

2.     Tiquete de entrada: (Mateo 25:21)

3.     Supremo llamamiento: el tiempo en que Dios llama a cada creyente al cielo y a su presencia; éste es el momento de recibir el premio.

Ésta carrera amados y amadas del Señor, no es cualquier carrera, porque dicha carrera es una carrera de obstáculos; donde es posible tropezar y caer; pero donde el que se levanta y continua obtiene el premio mayor.

Apocalipsis 2:10

En el verso 16, de Filipenses 3; se nos exhorta a seguir por la senda, por el camino; es decir respetar las reglas o marcas que ha dejado Cristo en dirección a la meta.

Dicha carrera no consiste en ver quien llega primero, ni quien lo hace mejor; lo importante es llegar.

La palabra griega  de regla “Kanón” traduce  como un marca en el camino que ayuda a caminar derecho; o a varias personas a caminar en fila.

Conclusión:

Corramos legalmente la carrera que tenemos por delante, sea que sigamos o que nos detengamos, la carrera continúa; hay un final para todo y para todos. De nosotros depende si ese final en la meta nos espera el Señor con la corona o con la carta de expulsión.

Que el Señor les continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.