Petición De Ayuda

Pensamiento para hoy

QUE EL UNIVERSO ESTÁ CONTIGOMuchas veces cuando nos encontramos en aflicción, nos olvidamos de nuestro Señor y redentor Jesucristo, no buscamos la dirección de Jesús, no clamamos a nuestro Dios, creemos que si estamos pasando la necesidad el debe de estar viéndonos y socorrernos sin necesidad de pedírselo, pero la Biblia nos enseña de tantos y tantos hombres y mujeres, que en el tiempo de angustia y necesidad; fue cuando más buscaban de Dios porque sabían que solo de él podían recibir lo que necesitaban.

Uno de esos hombres se llamó David, el comprendió y entendió el poder de Dios sobre su vida y pudo alcanzar las más grandes victorias porque se agarró del bendito.

Oración de un hombre afligido – Salmos 142

1 Con mi voz clamaré a Jehová; Con mi voz pediré a Jehová misericordia.

Desde un principio David ya sabía a quién dirigirse en la prueba, y con su voz no con su pensamiento le pediría ayuda a Dios.

2 Delante de él expondré mi queja; Delante de él manifestaré mi angustia.

El rey David, nos enseña en éste versículo, que solamente delante de Dios, expondremos nuestra queja y angustia, que antes de buscar ayuda en el hombre; debemos buscar primeramente la ayuda de Dios.

3 Cuando mi espíritu se angustiaba dentro de mí, tú conociste mi senda. En el camino en que andaba, me escondieron lazo.

Aquí también nos demuestra que ya el Señor sabía de su angustia, y conocía su senda, su caminar y aunque escondieran lazo en contra de su vida, solo Jesús podía librarle.

4 Mira a mi diestra y observa, pues no hay quien me quiera conocer; No tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida.

En éste versículo, podemos ver al rey David declarando su confianza al Señor, que aunque estuviera rodeado de hombres armados dispuestos a morir por él, el sabía que el hombre no le podía salvar.

5 Clamé a ti, oh Jehová; Dije: Tú eres mi esperanza, Y mi porción en la tierra de los vivientes.

Luego en éste versículo ya se lo dice directamente a Dios, que no se salva el hombre por la multitud de ejércitos y ni por muchos caballos, sino por la misericordia de Dios.

6 Escucha mi clamor, porque estoy muy afligido. Líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo.

El rey David en este versículo, ya le declara a Dios su necesidad, y el porqué de su clamor.

7 Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre; Me rodearán los justos, Porque tú me serás propicio.

Aquí vemos  a un hombre angustiado, afligido y reconociendo su estado delante de Dios, de no poder alabarlo por estar en angustia.

La Biblia nos enseña que a Dios hay que pedirle con voz audible, no necesariamente gritando o haciendo mucho escándalo; sino en oración.

Por muy buena intención que tengan los hermanos y hermanas en la congregación, así mismo la autoridad pastoral, para orar por las necesidades de otros debe ser la misma persona que se acerque confiadamente delante de Dios y ore y pida por sus propias necesidades.

Hebreos 4:16

Que el señor les continué bendiciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.