La Oportunidad Y La Voluntad

Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas. 

Cita Base: Hebreos 12:17

images (9)Introducción:

El texto anterior habla de la vida de Esaú. Todos sabemos cuál fue su mayor equivocación, vender su primogenitura o sea despreciar la bendición que Dios le había dado, por algo a lo que él le dio más importancia un potaje o sopa de lenteja.

La Oportunidad

La palabra oportunidad significa conveniencia de tiempo y de lugar; es decir deben cuadrar o estar plenamente sincronizados el tiempo y el lugar.

No se debe confundir la oportunidad, con el oportunismo, ya que el oportunismo es  la actitud que consiste en aprovechar al máximo las circunstancias para obtener el mayor beneficio posible, sin tener en cuenta principios ni convicciones.

La oportunidad la tenía Esaú, y el oportunismo lo tuvo Jacob.

Aunque esta historia sucedió hace mucho tiempo, hoy en día se sigue repitiendo en medio del pueblo de Dios.

Personas que no saben aprovechar su oportunidad; es decir no ponen su empeño en la promesa y luego aunque intenten conseguirla no la hallarán.

La suerte de Esaú sirve de solemne advertencia a todo aquel que renuncie a bendiciones espirituales permanentes por gratificar la carne con placeres temporales. Una vez que se toma tal decisión, y se actúa de acuerdo con ella, no es posible revertir los resultados, y las bendiciones que pudieron haberse recibido se pierden para siempre.

Kayros

Pero hablemos de la oportunidad, o le podemos llamar “Kayros” o sea el momento de Dios; no su momento no mi momento sino el momento de Dios.

Es contrario al tiempo del hombre que es cronológico, efímero y es finito; marcado por el transcurrir de los minutos, horas, días meses, y años.

El tiempo de Dios es ilimitado, eterno y está regido por la soberanía absoluta de Dios.

El tiempo de Dios, según las Sagradas Escrituras, abarca momentos especiales y únicos de intervención divina en la esfera de lo humano.

Jesús se refirió varias veces a este tiempo de Dios, al decir: Todavía no ha llegado mi hora (Juan 2:4)

Para Ustedes cualquier tiempo es bueno, pero el tiempo mío aún no ha llegado (Juan 7:6)

Entonces quisieron arrestarlo, pero nadie le echo mano porque aún no había llegado su hora (Juan 7:6, 8, 30, 8:20)

Ha llegado la hora de que el Hijo del hombre sea glorificado (Juan 12:23, 13:1) 

Génesis 17:21 

Más yo estableceré mi pacto con Isaac,  el que Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene.

Génesis 21:1 

Visitó Jehová a Sara,  como había dicho,  e hizo Jehová con Sara como había hablado.

Génesis 21:2 

Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez,  en el tiempo que Dios le había dicho. 

Pero también sabemos lo que ocurrió con Abraham, por no esperar el tiempo de Dios y adelantarse.

Dios como soberano Señor, interviene en el tiempo del hombre para:

Realizar sus planes, Cumplir sus promesas y Consumar sus objetivos.

No nos fue dado a los seres humanos conocer el futuro, pues solo él sabe el cumplimiento de los tiempos, las épocas y lo por venir (Hechos 1:7)

En el calendario de Dios, sus planes se cumplen ” a su debido tiempo(Tito 1:3), no de modo improvisto, ni al azar, como muchos suelen creer.

La Voluntad (Números 16:28-31)

Es importante conocer el tiempo de Dios; y para eso debemos tener algo en nuestras vidas que se llama voluntad; no voluntad de Dios, sino voluntad propia para desear alcanzar sus misericordias.

Es decir usted debe conocer cuál es la voluntad de Dios en su vida, usted debe conocer cuál es su promesa pero sobre todo usted debe desear alcanzar esas promesas.

Dios le hubiera provisto un plato de lentejas a Esaú ¡Claro que sí!

Dios habría de cumplir la promesa a Abraham ¡Claro que sí!

Dios habrá de cumplir su promesa en usted ¡Claro que sí!

Pero debemos poner empeño, voluntad en alcanzar esa promesa, esa bendición.

Nuestra voluntad, no puede estar fuera de la voluntad de Dios porque entonces no alcanzaremos nada aunque así creamos verlo.

Primera de Juan 5:14

Y esta es la confianza que tenemos en él,  que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad,  él nos oye. 

Que el Señor les continúe bendiciendo su Pastor y Amigo Jorge Luis Yancen Tinoco. Comente o envíe su petición de oración a jorgeluisyati@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.