Varón ama a tu esposa

Conexion-2-e1378790707349Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Efesios 5:25 “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a Sí mismo por ella.”

A los que están casados o piensan en casarse les cuento esta historia… Un niño veía el álbum de la familia y encontró en éste una fotografía de su mamá cuando ella era una jovencita. Había sido tomada justo después de que se habían casado. El niño le preguntó a su papá: “¿Fue aquí cuando mamá vino a trabajar para nosotros?”

¿Así trata usted a su esposa o piensa casarse porque cree que ella será su sirviente? ¿se molesta porque el único que lleva dinero a su casa es usted y ella no “trabaja”?

Las instrucciones específicas que el apóstol Pablo da a esposos y esposas constituyen un destello de las relaciones entre Cristo y su Iglesia: un modelo celestial para todo matrimonio terrenal.
¿Cómo debo conducirme con mi esposa? Mira a Cristo, el Esposo divino, en su relación con la Iglesia: la ama, se sacrifica por ella, está atento a sus intereses, la cuida; sé tan sensible a las necesidades de ella y a lo que la hace sufrir, como lo eres con los miembros de tu propio cuerpo.

Permítanos poner las cosas en claro. El esposo, si ama a su esposa como Cristo ama a la iglesia, va a amarla con un amor que se sacrifica por ella. Él la va a amar de tal manera que estaría dispuesto a dar su vida por ella. Él la protegerá, y proveerá para ella. Él hará lo que pueda para presentar a su esposa y a su familia, como vasos santos para el uso del Señor.

A su vez, la esposa debe preguntarse: ¿Cómo debo conducirme con mi marido? Fíjate en la desposada escogida, la Iglesia, en su relación con Cristo; respétalo, reconoce que él está llamado a ser la «cabeza» de la familia, responde positivamente a su liderazgo, escúchale, reconoce que el es digno de ser encomiado, alabado, mantente unida en propósito y en voluntad con él; sé una ayuda verdadera, una ayuda idónea ni errónea ni demonia. Génesis 2:18.

Que el Señor le continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con su petición de oración, testimonios y/o comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.