¿Pobre Cristo? o ¡Poderoso Cristo!

poderosoTodas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Isaías 53:3-4 “Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.”

En ninguna otra parte del Antiguo Testamento, como en este capítulo, se profetiza tan clara y plenamente que Cristo debía sufrir y luego entrar a su gloria. Pero a esta fecha pocos disciernen o reconocen el poder divino que va con la palabra. Se desecha el informe más importante y auténtico de la salvación a través del Hijo de Dios por los pecadores.

Al igual que los judíos no entendieron su venida ni creyeron en su ministerio hoy en la llamada semana santa se sigue creyendo y llorando al pobrecito Jesús que murió en una cruz (cabe resaltar que los idólatras solo lloran en ésta época porque después ya no se acuerdan ni de Jesús ni de sus enseñanzas). Pero volviendo al tema que nos concierne, ellos siguen sin creer o conocer realmente o desconocen voluntariamente la obra redentora de Jesús por amor a sus propios pensamientos, sentimientos y deseos. La condición vil a que se sometió el Señor Jesucristo y su manifestación al mundo no concuerdan con las ideas del Mesías que los judíos se habían formado. Se esperaba que viniera con pompa; en cambio creció como una planta, silenciosa e inadvertidamente.

Él nada tenía de la gloria que ellos esperaban y pensaban hallar en Él. Toda su vida fue no sólo humilde en estado externo; también fue penosa. Hecho pecado por nosotros, vivió la sentencia a la cual nos expuso el pecado. Los corazones carnales nada ven en el Señor Jesús como para interesarse en Él. ¡Sí, por cuántos de su pueblo sigue siendo despreciado y rechazado respecto de su doctrina y su autoridad! y por los demás siguen creyendo que a través de edificación de monumentos e ídolos se le honra. Siguen sin entender que ¡solo Jesús salva!, ¡solo Jesús sana! y cuando digo solo es que él no necesita de santos o vírgenes para hacer la obra es el solo.

¿De que maneras mirarás al Señor en esta mal llamada semana santa o semana mayor? ¿Con ojos de lastima por él o de victoria sabiéndote y sintiéndote salvo, prospero, bendecido y sano por su sacrificio y por su dolor? ¡Todo lo soportó por amor!

Que el Señor le continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con su petición de oración, testimonios y/o comentarios.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.