Mi Hijo amado

img_men_1955_2014-1-12_18Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Mateo 3:16-17  Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.”

Sabía usted que en Cristo y por Cristo los cielos están abiertos para toda la humanidad. Este descenso del Espíritu sobre Cristo demuestra que estaba dotado con sus poderes. El fruto del Espíritu Santo es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Es por él y por medio de él que todos nosotros recibiremos la corona de la vida. En el bautismo de Cristo hubo una manifestación de las tres Personas de la Santa Trinidad. El Padre confirmando al Hijo como Mediador; el Hijo que solemnemente se encarga de la obra; el Espíritu Santo que desciende sobre Él para ser comunicado al pueblo por su intermedio.

Solo en Jesucristo son aceptables los sacrificios que se ofrezcan al Padre; nada que se quiera ofrecer fuera de su presencia será aceptado por Dios Padre. Jesús es el altar de la propiciación. Él, es el mismo propiciatorio; la tapa, la cubierta dónde se encuentra la voluntad de Dios. La propiciación es la acción que mueve la mano de Dios a misericordia y Jesús fue propicio para nosotros delante de Dios (Primera de Juan 2:2 y 4:10; de ahí que Dios le hable desde el cielo y diga ¡Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.!

En Él son aceptables nuestros sacrificios espirituales, porque Él es el altar que santifica todo don, (Primera de Pedro 2:5). Fuera de Cristo Dios es fuego consumidor; en Cristo, un Padre reconciliador. Este es el resumen del evangelio, el cual debemos abrazar jubilosamente por fe.

Al igual que con Jesús Dios Padre también anda buscando hijos e hijas en los cuales complacerse por su manera de adorar y creer en Él. ¿Le gustaría que hoy fuera el día en el que Dios abra los cielo y diga que se complace en sus obras? Pues es muy fácil ponga a Jesucristo en primer lugar en su vida y adore al Padre a través de él y entonces será lleno de su Santo Espíritu.

Que el Señor le continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario si tiene necesidad de oración o si desea añadir un comentario a esta entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.