El Llamamiento

PORTADA-LIBRO-SPB0226448-MAXTodas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Filipenses 3:14 “prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”

El origen del llamamiento es Dios, el propósito es ser semejante a Cristo, y su meta es el cielo. La vida del cristiano está en el cielo donde está su Cabeza y su hogar, y donde espera estar dentro de poco tiempo; pone sus afectos en las cosas de arriba y donde esté su corazón, ahí estará su tesoro. Se extiende adelante, prosigue hacia la meta; expresiones que demuestran gran interés por llegar a ser más y más como Cristo. El que corre una carrera nunca debe detenerse antes de la meta; debe seguir adelante tan rápido como pueda; de esta manera, los que tienen el cielo en su mira, deben aún seguir adelante en santo deseo, esperanza y esfuerzo constante. La vida eterna es la dádiva de Dios, pero está en Cristo Jesús; debe venirnos por medio de su mano, de la manera que Él la logró para nosotros. No hay forma de llegar al cielo como a nuestra casa, sino por medio de Cristo nuestro Camino. Los creyentes verdaderos, al buscar esta seguridad y al glorificarlo, buscarán más de cerca parecerse a Él en sus padecimientos y muerte, muriendo al pecado y crucificando la carne con sus pasiones y concupiscencias. En estas cosas hay una gran diferencia entre los cristianos verdaderos, pero todos conocen algo de ellas. Los creyentes hacen de Cristo su todo en todo y ponen sus corazones en el otro mundo.
A los enemigos de la cruz de Cristo no les importa nada, sino sus apetitos sensuales. El pecado es la vergüenza del pecador, especialmente cuando se glorían en eso. El camino de los que se ocupan de las cosas terrenales puede parecer agradable, pero la muerte y el infierno están al final. Si elegimos el camino de ellos, compartiremos su final.

El Cristiano debe evitar conversaciones que le puedan hacer deslizar o perder el camino hacia el cielo. Como enseña el apóstol Pablo a los corintios (Primera de Corintios 15:33) “No erréis;  las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.” Aunque usted crea que el compartir o celebrar conversaciones mundanas no es malo cada vez que lo hace usted se desliza del lugar que le fue otorgado por el Señor y se aleja más de su ciudadanía que es el cielo. El llamamiento que usted ha recibido del Señor no es para que siga enredado en cuestiones necias que para nada aprovechan; no es para que siga en su pecado y concupiscencias sino para que lleve una vida en santidad (apartado de todo mal).

¿Ha aceptado usted el llamamiento del Señor. Si es así entonces de qué hablará hoy con sus conocidos? ¿Tal vez de la venida de Cristo, del poder de su resurrección o hablará de la canción de moda o del éxito del verano?

Que el Señor le continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con su petición de oración, testimonios y comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.