Abro las ventanas

windowTodas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Daniel 6:10 “Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.”

Permítame hacerle una pregunta ¿Cuál es su actitud como cristiano en medio de los problemas y circunstancias adversas?. Es increíble pero un gran número de cristianos dejan de orar y de buscar a Dios y se hunden en sus problemas; o en los problemas de su familia. Entran en una espiral de desesperación y angustia la cual les lleva a alejarse de la comunión íntima con Dios.

Prohibir orar por tanto tiempo, treinta días, es robar a Dios todo el tributo que recibe del hombre y roba al hombre de todo el consuelo que tiene en Dios. ¿No se dirige a Dios el corazón de todo hombre cuando, en necesidad o en angustia, clama a Dios? No podemos vivir un día sin Dios; ¿y pueden vivir treinta días sin orar los hombres? Pero es de temerse que quienes, sin ningún decreto que lo prohíba, no presentan peticiones serias de todo corazón a Dios por más de treinta días en conjunto, sean más numerosos que los que continuamente sirven a Dios con corazones humildes y agradecidos.
Las leyes perseguidoras siempre se hacen con pretextos falsos, pero no corresponde a los cristianos quejarse amargamente o caer en los improperios. Bueno es tener horas para orar.

Las aflicciones de este tiempo no deben ser excusa para no buscar el rostro del Señor en oración ni siquiera las muchas ocupaciones. Daniel oraba abierta y reconocidamente, y aunque era hombre de muchas ocupaciones, no pensaba que eso le excusaba de los ejercicios diarios de devoción. ¡Cuán inexcusables son los que tienen poco que hacer en el mundo, pero no harán ni siquiera oración para salvar sus almas!

En momentos de prueba debemos tener cuidado, no sea que bajo el pretexto de discreción, seamos culpables de cobardía en la causa de Dios. Todos los que desechan sus almas, como lo hacen ciertamente los que viven sin orar, aunque aseguren su vida, al final serán hallados necios. Daniel no sólo oraba, sino sin dejar de lado las acciones de gracias, para acortar el servicio y reducir el tiempo de peligro, cumplía todo. En una palabra, el deber de la oración se fundamenta en la suficiencia de Dios como Todopoderoso Creador y Redentor, y en nuestras necesidades como criaturas pecadoras. Debemos volver nuestros ojos a Cristo. Que a Él mire el cristiano, que a Él ore en esta tierra de su cautiverio.

No dejes pasar este día sin estar a los pies de Cristo en acción de gracias. Que el Señor les continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis.

Rellene el siguiente formulario con su petición de oración, testimonios y comentarios si así lo desea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.