La prueba de la cruz y la victoria de la tumba

tumbaTodas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Marcos 13:26 “Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria.”

En algún momento de su caminar con el Señor usted se ha puesto a pensar lo que debía estar sufriendo el Señor Jesucristo cuando tuvo que padecer, persecución, hambre, desnudez, abandono, dolor físico y espiritual. Cuando tuvo que ver y oír tantas cosas que se decían en contra de él; cuando tuvo que cargar la cruz en la que debía morir y en ese camino al calvario tuvo que seguir aguantando menosprecios, burlas y toda clase de injurias que le gritaban.

Jesús pudo haber pedido ayuda al Padre y librarse de ese momento angustioso (Mateo 26:52-53), pudo haber seguido el consejo de Pedro de no ir a Jerusalén (Mateo 16:21-22). Pero nuestro Señor Jesucristo sabía que era necesario pasar por ese momento para glorificar al Padre y también ser glorificado por él.

La cruz señala las maldiciones, los pecados de toda la humanidad que allí fueron clavados. La cruz es la señal de la vergüenza que ocasiona el pecado y que Jesucristo voluntariamente llevó por cada uno de nosotros. Lea por favor Isaías 53:3-11 y medite en esta palabra.

La tumba vacía habla y hablará eternamente de la victoria sobre la muerte. Si Jesús solo hubiera muerto en la cruz entonces nuestros pecados permanecerían y tendríamos que estar atados a una tradición, a una religión de cada año venir y presentar sacrificios por ellos. Pero murió para sepultar con su muerte todas nuestras iniquidades, y resucitó para que en su nombre recordarle al Diablo que en su nombre nosotros tenemos Poder y Autoridad para vencerle

Cuando llegamos a un momento en el cual no entendemos lo que está sucediendo. Cuando vamos donde el doctor y nos dice que tenemos cierta enfermedad; cuando escuchamos que, como pareja, somos estériles y no podemos tener hijos; cuando nos tenemos que declarar en bancarrota; cuando nos despiden del trabajo; cuando leemos una carta de nuestro cónyuge diciéndonos que nos abandona; Cuando todo parece que se desmorona y se viene abajo…tenemos a Jesús. Siempre tenemos el perdón de la cruz, la victoria de la tumba vacía, y la esperanza del inminente regreso de Cristo. … ¡Tenemos un Salvador!, y es nuestra la opción de creer o no creer. En esos momentos podemos murmurar, criticar, refunfuñar o desesperarnos.

O podemos ceder ante el Salvador y escucharle decir: “Hijo mío, no importa lo que está sucediendo, quiero que sepas que te amo. Mira a la cruz. Mira la tumba vacía. Espérame. Regresaré nuevamente.”

Que el Señor le continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con sus peticiones de oración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.