Deleite en la comunión con Dios

presenceTodas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Salmos 27:4 Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.”

Sabe usted cuál era el deseo del Rey David. Su deseo más grande era vivir cada día de su vida en la presencia de Dios. Este deseo de David nos permite comprender el porqué «Dios lo llevaba en su corazón» y era alguien tan amado y bendecido por él. El secreto de la confianza de David era su deleite en la comunión con Dios. Usted obtiene confianza en todo lo que hace o piensa hacer cuando se deleita en la comunión con Dios, no una comunión religiosa sino de amistad con el Creador. La experiencia del Rey David le lleva a asegurar que sólo con deleitarse en la presencia de Dios, Él le concede las peticiones de su corazón (Salmo 37:4).

La comunión que describe David no es una comunión de un día ni de unas horas, no es la comunión de un siervo que permanecerá en casa, sino la comunión de un hijo que siempre está con su Padre. Tal vez usted haya tenido o tiene una infancia o adolescencia donde no pudo o no puede contar con su Padre y eso ha provocado que usted no crea ni confíe en Dios; pero permítame decirle que todo vacío en su corazón puede llenarlo el Padre Celestial, a través de su Hijo Jesucristo .

Muchos han tenido la triste experiencia de ser abandonados por su padre o su madre. Los hogares destruidos, las diferencias de creencia, el vicio de las drogas o el alcohol, y aun el aislamiento psicológico pueden dejar a los niños afectados por esta pérdida. Este dolor puede persistir aun siendo adultos. Dios puede ocupar ese lugar en sus vidas, llenar ese vacío y sanar esa herida. El amor de Dios basta para todo. Dios se preocupa más por nuestro bienestar de lo que nuestro padre y nuestra madre harían. El amor de Dios va más allá que el amor filial (Salmos 27:10).

No busque a Dios sólo como siervo, como alguien que viene a prestarle un servicio a Dios, no asista a la iglesia sólo por asistir, no ore por costumbre o por necesidad solamente ya que el orar es hablar con Dios. Disfrute de la comunión con Dios a través de su Santo Espíritu y el le concederá las peticiones de su corazón.

Oración: Amado Padre celestial te pido que por las virtudes de tu gloria me permitas permanecer como Hijo tuyo en tu santo templo. Crea en mí  un corazón nuevo, sanando toda herida que me impide disfrutar de tu presencia y tener comunión contigo. Anhelo estar en tus atrios y así poder contemplar tu hermosura por toda la eternidad en el nombre de Jesús. ¡Aleluya, amén!

Que el Señor les continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con sus peticiones de oración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.