Quiero ser santo

hqdefault-1Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Segunda de Corintios 5:10 “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.”

La anterior cita describe un elemento esencial en la motivación más profunda y la meta suprema del creyente que es agradar a Dios; y es el hecho de que toda persona creyente o no, debe rendirle cuentas al final de su vida.

Las diferencias creencias llevan a la humanidad a pensar que después de morir ya no hay nada, otros creen que después de morir se va al purgatorio para pagar por los pecados y después de un tiempo subir al cielo, otros creen que que habrá una reencarnación para volver a vivir y hacer mejor que antes. Todas y cada una de estas cosas son mentiras, no hay verdad en ninguna de ellas. Ni hay reencarnación, ni purgatorio y mucho menos todo se acaba al morir.

La Biblia es clara cuando dice que: “Está establecido para los hombres que mueran y después de ésto el juicio” (Hebreos 9:27). La palabra Tribunal es una alusión metafórica, al lugar donde el Señor se sentará a evaluar la vida de cada uno de los creyentes con el propósito de darles recompensas eternas. Pablo describe el tribunal como una plataforma donde se colocaban a los atletas victoriosos para recibir su corona, y esto lo entendían los corintios ya que ellos tenían plataformas iguales en la ciudad donde se premiaban a los atletas, pero también se juzgaban a los malhechores.

Dios espera que seamos santos. Sin embargo, cuando la mayoría de la gente habla de santidad, se pone un poco nerviosa. Las personas están interesadas en el cielo y en el más allá, pero no en la “SANTIDAD” aquí y ahora. Se interesan en la salud, la felicidad, incluso en ser bienhechores o caritativos, pero no en la santidad. La santidad que Dios pide es la de apartarse de todo aquello que es ofensivo no sólo a Él, sino que también ofende su cuerpo, su familia. Que echa a perder la relación que Él quiere tener con cada uno, y por eso ha querido reconciliarse con el mundo a través de su Hijo Jesucristo.

“ABSTENEOS de toda especie de MAL. Y el mismo Dios de paz os SANTIFIQUE por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (Primera de Tesalonicenses 5:22-23). Usted es quien decide apartarse de todo mal, y cuando usted lo decide entonces Dios mismo a través del Espíritu Santo le ayuda en sus debilidades porque Él ve su interés en agradarle.

¿Puede usted decir: “Más que todo en este mundo, ansío ser SANTO.”? Si no puede, entonces pase un tiempo hoy pidiéndole a Dios que su corazón se vuelva hacia Él y que le dé el deseo de VIVIR una VIDA SANTA. Recuerda que sin santidad nadie verá a Dios.

Que el Señor le continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellena el siguiente formulario con tus peticiones de oración.

Anuncios

Publicado por Pastor Jorge Luis

Pastor Evangélico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: