Hambre y Sed

hambre-y-sedTodas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Salmos 107:5 Hambrientos y sedientos, Su alma desfallecía en ellos.”

Hay dos males que están azotando la humanidad desde tiempos inmemoriales. De estos dos males se desprenden todo la maldad existente en el mundo; y son el “Hambre” y la “Sed”.

Esta pareja por llamarles de alguna manera son las que han dado pie a muchas guerras, y por consiguiente a devastaciones de ciudades enteras por la muerte, escasez, enfermedades etc. Hoy más que nunca se ve el gran abismo entre nación y nación. Mientras de un lado del mundo las personas, hombres, mujeres, niños, ancianos, adolescentes y ancianos mueren de hambre, en el otro lado del mundo vemos la vanidad de las mentes de ciento y millones de personas buscando dietas milagrosas para bajar de peso.

Del otro lado encontramos naciones muriendo no solo de hambre sino de sed y del otro lado vemos a millones lanzándose o tirándose el agua en sus celebraciones o retos. Mientras algunos tiran los alimentos porque no les pagan lo que ellos quieren, otros mueren por comerse aunque sea un tomate. Vemos a hombres y mujeres trabajando por llevarles comida y agua a esas naciones necesitadas pero que no es nunca suficiente, porque cada vez más son los necesitados porque las guerras cada vez son más y más seguidas.

La pregunta es ¿Hay alguna solución? ¿Qué se puede hacer? ¿Qué inventos se pueden hacer? Permítame decirle que la solución apareció hace más de dos mil años y hasta que las naciones enteras no se rindan, el espíritu de devastación de SED y MUERTE, no dejarán de ejercer su dominio.

Solo hay uno que puede hacer que el desierto se convierta en bosque, solo hay uno que puede acabar con las guerras, solo hay uno que venció a la muerte y su nombre es ¡JESUCRISTO!

Jesús dijo: “Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.” (Juan 6:35). No es venir a Jesús por medio de los ídolos, por medio de brujería o santería o hechicerías o sacrificios o maltrato del cuerpo, sino que es venir a Él tal cual eres y creer en Él, en que su sacrificio y su Palabra son verdad y Él hará que el hambre y la sed que azota a la tierra nunca más pase por ti, ni por los tuyos.

Perdidos, hambrientos, sedientos, exhaustos, errantes que simbolizan a cualquiera que no ha encontrado la satisfacción que proviene de conocer a Dios. Cualquiera al reconocer que está perdido, puede recibir el ofrecimiento de Jesús y satisfacer sus necesidades. Jesús es el camino (Juan 14:6), el pan de Dios que descendió del cielo (Juan 6:33-35), el agua viva (Juan 4:10-14) y el que nos da descanso (Mateo 11:28-30). ¿Ha recibido usted todo esto?

Hoy es un buen día para compartir con aquellos que están sedientos y hambrientos de la gracia que ha sido manifestada a toda la humanidad a través y en Cristo Jesús. Es bueno compartir el pan con el hambriento y darle de beber al sediento; pero la única forma de que no vuelvan a tener sed ni hambre jamás es darle a conocer a Jesucristo de Nazaret.

Que el Señor les continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con sus peticiones de oración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.