Yo soy; no temáis

sin-temorTodas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Juan 6:20 “Más él les dijo: Yo soy; no temáis.”

Nada es más fuerte para convencer a pecadores que la palabra: “Yo soy Jesús, al que persigues”; nada más fuerte para consolar a los santos que esto: “Yo soy Jesús al que amas”. Si hemos recibido a Cristo Jesús, el Señor, aunque la noche sea oscura y el viento fuerte, aún así, podemos consolarnos que estaremos en la orilla antes que pase mucho tiempo.

“No temáis”, “Alentaos”, “Confiad”. Al igual que los discípulos, muchos cristianos hacen lo mismo que ellos “Temer”, temen en medio de las pruebas, las dificultades, los problemas, las aflicciones y esto sucede porque se olvida muy rápido las acciones anteriores de Dios en sus vidas por creer en su Hijo Jesucristo. Los discípulos, atemorizados, quizás pensaron que veían un fantasma. Pero si hubiesen recordado las cosas que habían visto hacer a Jesús, podrían haber aceptado este milagro. Pero, tuvieron miedo.

El caminar sobre las aguas del Señor es la señal para creer que Él tiene el dominio y el control de todas las cosas sean visibles o invisibles como la misma ley de la gravedad. La enseñanza es esta “Jesús es Señor soberano de toda la creación” (Juan 1:3).

Si crees realmente que Jesús es el Señor entonces debes estar tranquilo, tener paz, seguridad, confianza de que Él es el único que puede cambiar tu situación, sea cual sea esta. Si todas las cosas han sido creada por Él, entonces todo se sujeta a Él. Entienda que con la misma facilidad que Jesús caminó sobre las olas, así mismo camina por encima de cualquier problema o necesidad que usted tenga. Y eso lo demostró llamando a Pedro a que fuese donde él estaba y Pedro caminó en la misma situación que el Señor Jesucristo, por encima de olas embravecidas.

Camina con Jesús, cree que Él es quien dice quien es. Lo que parece contrario a la razón natural es muy posible para Jesucristo. Hombres ilustrados hacen a veces alarde de la eterna uniformidad de las leyes de la naturaleza, como si estas fueran superiores a Dios y jamás pudieran ser suspendidas. Las leyes de la naturaleza no son ni inmutables ni eternas, que tuvieron un principio y tendrán un fin; así como cualquier problema.

Que el Señor le continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con sus peticiones de oración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.