Más que un amén

aménTodas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Mateo 21:28-31 Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña. Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue. Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero…”

Una de las cosas que están impidiendo que el poder de Dios sea manifestado en la humanidad es la formalidad. Muchos que se dicen ser seguidores de Dios y de la verdad; solo conocen la formalidad de las cosas; es decir cuando escuchan de Dios una promesa saben decir “amén o así sea” a esas palabras. Hasta ahí todo bien el asunto es cuando se le habla en la misma Palabra, la Biblia lo que Dios pide y también se dice “amén, así es o así sea” pero hasta allí, luego no se cumple a lo que se ha respondido amén.

No es suficiente ser formal para que los demás escuchen o vena; lo más importante es cumplir con la promesa hecha a Dios, cuando se le ha respondido “amén”. Amén es decirle, sí te voy a creer, sí voy a confiar en ti, sí voy a obedecer y a cumplir tu Palabra, tus mandamiento que son fáciles.

Entienda esto que le digo hoy: “No es sólo decir amén a las promesas de las que habla el Señor; sino también decir amén a lo que le pide y hacerlo” es ahí donde radica la salvación, la prosperidad, la restauración, la recuperación y la restitución. Por eso la próxima vez que diga amén a algo que Él le pida, recuerde darle cumplimiento. Además Dios no le pedirá algo que no tenga o que no pueda hacer y mucho menos que le pueda causar daño o dolor.

Uno de los hijos dijo ¡No! a la propuesta de su padre, pero luego se arrepintió e hizo conforme a la voluntad de aquel que le habló. El otro dijo ¡Si!; sólo para quedar bien pero nunca tuvo la voluntad de obedecer. Si le amas, ámalo de corazón y no sólo para que otros te vean o para quedar bien; sabiendo que Él es quién conoce las intenciones del corazón.

Que el Señor les continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con sus peticiones de oración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s