Lo que pidáis en mi Nombre

Por-lo-cual-Dios-tambiC3A9n-le-exaltC3B3-hasta-lo-sumo

Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Juan 14:14 “Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.”

El Señor Jesucristo dice que cualquier oración que se haga en Su nombre será concedida. Esto es algo que nos interesa por encima de todas las cosas entender. Fijémonos con cuidado que Jesús no dijo que todo lo que pidiéramos se nos concedería, sino que todas las oraciones que hiciéramos en Su nombre se nos concederían. La prueba de una oración es: ¿Puedo hacerla en el nombre de Jesús? Nadie podría, por ejemplo, pedir una venganza, una ambición, algún objetivo indigno de un cristiano en el nombre de Jesús. Cuando oramos, debemos preguntarnos siempre: «¿Podemos hacer esta petición honradamente en el nombre de Jesús? La oración que supera esa prueba y que, al final dice, «Hágase Tu voluntad», siempre se contesta afirmativamente. Pero la que se basa en el yo no puede esperar que Dios la conceda.

El apóstol Juan nos ilumina con esto: “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. (Primera de Juan 5:14-15)

La fe inmadura trata de manipular a Dios. Busca caminos cortos y fórmulas (brujos, hechiceros, chamanes, santería, idolatría, conjuros, amuletos, talismanes, etc., etc., etc.) que garanticen una respuesta a cualquier petición. Considera la oración como un arma para obligar a Dios a cumplir con Sus promesas. Pero la oración verdadera no es un esfuerzo humano por persuadir a Dios o por forzar Su voluntad. La oración verdadera se funda en buscar y ponernos de acuerdo con la voluntad de Dios. Nosotros pedimos de conformidad con Su voluntad; luego descansamos en fe, confiados en que Dios nos oye y que lo que le pedimos ya es nuestro en el Nombre de Jesús y de ningún intermediario.

Los cristianos (no los idolatras) vivimos en la presencia de Dios, y por lo tanto no necesitamos ningún intermediario. Son los pecadores los que necesitan tal intermediario; y han de invocar a Jesús para recibir la salvación. Cuando tales personas reciben la salvación a través de Jesucristo, el poder de Dios los trae a su presencia; y ya no necesitan ningún intermediario. Hay quienes insisten diciendo que, cuando oramos al Padre, Jesús intercede y le ruega al Padre por nosotros. No, no lo hace. En Juan 16:26-27, Jesús dijo así: “En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios”. si ha leído bien notará que Jesús dijo que el Padre te ama, y que no necesita que nadie ruegue ante Él por ti. Así pues, ora en el Nombre de Jesús, y recibe respuestas. ¡Aleluya!

La razón por la que muchas oraciones no son respondidas es porque están basadas o en el egoísmo o en la idolatría. Cuando una persona se acerca al Señor Dios Todopoderoso en oración y cree que necesita intermediarios, esa oración no es bien recibida por el Padre. Piense; Si Jesús siendo el Hijo de Dios, el que murió en la cruz por sus pecados para librarle de la condenación dice que Él no va a rogar por ti, porque el Padre ya te ama y lo único que tienes que hacer es acercarte confiadamente en plena certidumbre de Fe. Entonces habrá alguien o algún nombre o personaje superior a Jesús por el cuál tu puedas acercarte al Padre, la respuesta es ¡NO! Y la Biblia misma dice porque: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hechos 4:12). Lo ve, no hay otro nombre, no hay otra vía, ni camino que usted pueda tomar para alcanzar el favor de Dios; Sólo en Jesús, Él es el autor y consumador de todas las cosas.

Sólo en el Nombre de Jesús y por tu fe en Él, serás reconocido y aceptado por Dios. No por los muchos intermediarios que quieras poner. Arrepiéntase y conviértase para que lleguen a su vida y a su familia tiempos de refrigerio.

Oración: Amado Padre Celestial, gracias por el privilegio de orar en el nombre de Jesús y por medio de Él y por Él; conocer tu voluntad y así recibir respuestas. Gracias Señor Jesús por el poder y la autoridad que he recibido en tu Nombre. Nada me es imposible, pues yo oro con la autoridad, la potestad y el carácter del Nombre de Jesús. Yo soy un vencedor por siempre, puesto para ser fructífero y productivo en el Nombre de Jesús. Amén.

Que el Señor les continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con sus peticiones de oración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.