No Soy Jornalero, Ni Esclavo, Soy Hij@, Soy Del Reino.

Voqan-eq-duq-baroyapes-ujex-test

Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960, a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. Lucas 15:19.

El hijo que marchó de casa de su padre porque quería conocer mundo, porque ya se sentía mayor para seguir siendo cuidado por el padre. Un hombre que cree que con el dinero que gana o tiene no va a necesitar más de su padre y por eso se aleja y lleva una vida desordenada hasta gastar todo lo que tenía y quedar en la peor situación en la que podía quedar – cuidando cerdos. Un trabajo que era lo peor para un hombre judío; ya que ellos consideraban a los cerdos como a los animales más impuros.

Era tan grave la situación de este hombre que deseaba alimentarse de las algarrobas que les daban a los cerdos. No es que no le hubiesen apartado su porción como jornalero, sino que era tan poca cosa lo que le había apartado que no se saciaba y quedaba con hambre; es decir mucho trabajo y poca comida, pero dice la Escritura que nadie le daba. Es decir que ni siquiera podía mantenerse con limosnas, su situación no podía ser más angustiosa. Esta es la situación del hombre pecador, alejado de Dios que nunca podrá salir de una mala situación por sus propios medios.

Es Tiempo De Volver A Casa (Segunda de Crónicas 12:8 “Pero serán sus siervos, para que sepan lo que es servirme a mí, y qué es servir a los reinos de las naciones”)Viéndose en tan mala situación; ¡vuelve en sí! Es decir, recuperó la conciencia. Al darse cuenta de que su pecado lo había dejado en la bancarrota y hambriento, pudo pensar con más claridad. Y este es el punto más decisivo en la vida de este hombre; la medianoche antes de la aurora. Eclesiastés 9:3-4 “Este mal hay entre todo lo que se hace debajo del sol, que un mismo suceso acontece a todos, y también que el corazón de los hijos de los hombres está lleno de mal y de insensatez en su corazón durante su vida; y después de esto se van a los muertos. Aún hay esperanza para todo aquel que está entre los vivos; porque mejor es perro vivo que león muerto”. Al volver en sí mismo; recuerda que cuantos jornaleros hay en la casa de su padre que tienen más que él. Pero ¿acaso no sabía él esto antes de haberse alejado de casa? “Más vale perro vivo que león muerto”. Es mejor reconocer la necesidad de Dios, humillarse ante Él, y vivir; que ser altivo, orgulloso, soberbio y permanecer en la angustia, la necesidad y en aflicción hasta morir y perder el alma.

Como Jornalero (vs. 18-19) – El hijo prepara las palabras para su reencuentro con su padre. Desconoce tanto el amor de su padre que en lo único que piensa es que ha hecho tanto mal, ha sido tan rebelde, tan egoísta; que a lo único que puede aspirar es a ser como un jornalero más. Ni siquiera piensa en pedir ser como un esclavo; que en cierto modo hacían parte de la familia sino un jornalero que no formaban parte de la familia; y que podía ser despedido en cualquier momento y esa es la visión que él tiene del perdón de su padre por su propia iniquidad.

El encuentro (vs. 20-24) – El hijo volvió a casa; y su padre no le dejó decir lo que se había preparado para decirle; de que le dejara quedarse como jornalero. Le cortó antes. La ropa representa el honor; el anillo, la autoridad, porque el que una persona le diera a otra el anillo era como darle poder notarial; los zapatos distinguían, a los hijos, de los esclavos, que no los tenían.

Hasta que usted no entienda lo que significa el ser hijo o hija; seguirá esforzándose por alcanzar, tener, poseer etc. Jesús mismo dijo: “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas” (Mateo 6:31-32). ¡Esto es precioso! Dios sabe todo lo que necesitas, y ya lo ha puesto a tu disposición. Y es por eso por lo que dice: “No te afanes. No te preocupes por lo que has de comer, o vestir, o donde vivirás; pues todo te lo ha dado el Señor”.

Sin Él nada puedes conseguir, nada podrás alcanzar. Sin Él todo se hace más pesado. No se trata de que tengas o no tengas dinero se trata de que siempre puedes contar con Él, sea cual sea la situación o la circunstancia en cada una de ellas Él ya ha dicho que eres más que vencedor. No eres un mendigo, no eres un esclavo, no eres un simple jornalero que depende de lo que cae de la mesa del mundo ¡No! Tú eres un Hijo, una Hija del Dios Altísimo por Jesucristo tu Señor y Salvador.

ORACIÓNAmado Padre Celestial, gracias por bendecirme con todo lo que requiero para la vida y la piedad. Ciertamente, todo es mío, y hoy decido dejar de vivir como un jornalero, como un esclavo y vivir como lo que soy tu hijo, tu hija en el Nombre de Jesús. Amén y amén.

Que el Señor les continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con sus peticiones de oración.

Anuncios

Publicado por Pastor Jorge Luis

Pastor Evangélico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: