Estás en el mundo pero no eres de él

maxresdefault

Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960, menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Juan 17:14.

La primera cosa-esencial en que debernos fijarnos es que Jesús no Le pidió a Dios que sacara a Sus discípulos de este mundo. El no pidió para ellos una posibilidad de evasión, sino que alcanzaran la victoria. La clase de «cristianismo» que se refugia en conventos o monasterios no Le habría parecido Cristianismo a Jesús. La clase de «cristianismo» que no se identifica nada más que con la oración y la meditación y la vida retirada del mundo Le habría parecido una versión trágicamente truncada de la fe que vino a traernos. Él insistía en que era en medio de las vueltas y revueltas de la vida donde se tenía que vivir el Cristianismo.

Por supuesto que se necesita orar y meditar y retirarse a puerta cerrada para estar a solas con Dios; pero estas cosas no son el fin de la vida, sino medios para alcanzar el fin, que no es otro que demostrar la vida cristiana en los trabajos y las pruebas de la vida del mundo. El Cristianismo no se propone retirar a nadie de la vida, sino equiparlo para vivirla mejor. No nos ofrece librarnos de problemas, sino capacitarnos para resolverlos. No nos ofrece una paz fácil, sino una milicia victoriosa. No nos ofrece una vida en la que se evitan y evaden los conflictos, sino en la que se enfrentan y conquistan. Con todo y esto, es indudable que el cristiano no es del mundo,  pero es verdad que es en el mundo donde tiene que vivir su cristianismo. No debe desear abandonar el mundo, sino conquistarlo.

¿Qué es estar separados del mundo? Para responder esta pregunta nos vamos a ir siglos atrás a los tiempos de José. Cuando José ya fue exaltado como gobernador de Egipto, mandó a llamar a su padre Israel para que habitase junto con toda la familia en una zona de Egipto llamada Gosén. (Génesis 47:6 “La tierra de Egipto delante de ti está; en lo mejor de la tierra haz habitar a tu padre y a tus hermanos; habiten en la tierra de Gosén; y si entiendes que hay entre ellos hombres capaces, ponlos por mayorales del ganado mío”).

Gosén al que algunos historiadores la han traducido como “lugar de pastos”, fue habitado por Israel. Estaba separado del resto de Egipto por el río Nilo. Desde un pricipio Israel fue el pueblo apartado, separado, escogido por Dios; como hoy en día es usted si acepta a Jesucristo como su Señor y Salvador. Fue el lugar donde se establecieron los israelitas en tiempos de José, y gracias al lugar prosperaron y se multiplicaron en gran manera. Este lugar era y es actualmente un lugar hermoso y productivo. Era una sección excelente de Egipto y estaba admirablemente adaptada para hatos y rebaños de Israel y era amplio como para dar lugar al crecimiento maravilloso de los israelitas.

Es importante entender esto porque así usted sabrá la importancia de permanecer en el lugar que Dios predestinó para cada uno de aquellos que creen y confían en su Palabra. Este lugar Gosén, fue el refugio en tiempos de hambre y escasez que estaba azotando al mundo antiguo. Una gran sequía había provocado que los habitantes de Egipto, pueblos y ciudades circunvecinas tuvieran que venir ante faraón a comprar víveres y habían vendido todo inclusive a ellos mismos como esclavos, para no morir de hambre.

El trabajo de Dios, el plan de Dios es perfecto. Nos remontamos hasta el día en que José es vendido por sus hermanos y posteriormente vendido en Egipto. José en casa de Potifar, José en la cárcel, y ahora José como gobernador de Egipto. Todo esto propósito de Dios aunque no pareciera para dar la mejor de las tierras “Gosén” a Israel cuando este viniera.

En tiempos de Moisés cuando Faraón se levanta en contra del pueblo de Israel entendemos el propósito de Dios al llevar a su pueblo a Gosén. Leemos en Éxodo 8:21-22 “Porque si no dejas ir a mi pueblo, he aquí yo enviaré sobre ti, sobre tus siervos, sobre tu pueblo y sobre tus casas toda clase de moscas; y las casas de los egipcios se llenarán de toda clase de moscas, y asimismo la tierra donde ellos estén. Y aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella, a fin de que sepas que yo soy Jehová en medio de la tierra.”

Pero en el versículo 23 del mismo capítulo de Éxodo recibimos algo maravilloso y es la promesa de Dios a Moisés diciendo: “Y yo pondré redención entre mi pueblo y el tuyo. Mañana será esta señal.” La palabra subrayada “Redención”, proviene de las palabras (heb., gueulaj; gr., lutrosis, apolutrosis). Palabras que hacen alusión de un gran precio pagado por la liberación. Redimir es lo mismo que volver a comprar. En la Biblia la redención se asocia a  la salvación o liberación que Dios ofrece al pueblo elegido. Redimir significa rescatar a alguien de la esclavitud. A menudo implica pagar un rescate, un precio que hace posible la redención. Los israelitas fueron redimidos de Egipto. Nosotros fuimos redimidos del poder del pecado y de la maldición de la Ley. (Gálatas 3:13) a través de Jesús (Romanos 3:24; Colosenses. 1:14). Fuimos comprados por un precio, que fue el del sacrificio de Jesucristo (Primera de Corintios 6:20; 7:23).

De la misma manera que el pueblo de Israel fue apartado de los males que vendrían sobre Egipto, así mismo nosotros hemos sido apartados, separados del mundo por la sangre del Cordero Santo Jesucristo de Nazaret.

Amad@ usted vive ahora en Gosén, no tema ni desmaye; su redentor vive y le ha librado de la potestad de las tinieblas. Usted ha sido comprado a precio de sangre, ha sido redimido por el Señor. Apocalipsis 5:9-10 “y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.”

El Gosén de hoy es Sion; así como ellos allí tenían todo lo suficiente para prosperar y estar protegidos contra todos los males que azotarían Egipto, así mismo ahora nosotros vivimos en Sion-Cristo donde están todas las fuentes de bendición ¡Aleluya!

ORACIÓN: Amado Padre Celestial, gracias por haberme trasladado a tu Reino de gloria, gracia, poder, autoridad y amor. Ningún mal que pueda azotar a este mundo en este tiempo o en tiempos venideros podrá tocarme. Toda arma inventada o por inventarse la declaro nula en mi vida y en mi descendencia. Me niego a someterme al sistema del mundo de ruina, miedo, escasez, enfermedades porque yo vivo por encima de toda estas circunstancias, por haber sido traslado de las tinieblas a tu Luz Admirable por medio de mi fe en tu Hijo, Mi Señor y Salvador Jesucristo. Amén y amén.

Que el Señor les continúe bendiciendo, su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellene el siguiente formulario con sus peticiones de oración y/o comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.