Despiértate y Alaba

mi alabanza es para ti señor copia

Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960 a menos que se indique lo contrario. Haga clic sobre ellas para leerlas.

Despierta, alma mía; despierta, salterio y arpa; Me levantaré de mañana. Salmos 57:8.

Este Salmo lo compuso el rey David cuando huía de Saúl. Dice la Biblia que David se refugió en la cueva de Adulam.  Adulam significa “refugio [lugar de reposo]” o “justicia del pueblo”. En este lugar vinieron a David cuatrocientos hombres entre los que se encontraban sus hermanos, su padre y todos aquellos que estaban desesperanzados, afligidos, endeudados y en amargura de espíritu. Este Salmo al igual que el 108 y el 142 son salmos de intercesión. Lo que más llama la atención de David en medio de su clamor a Dios es que él se anima así mismo diciendo: “despierta alma mía”.

¿Para qué David le dice a su alma que despierte? Seguimos leyendo en el versículo de inicio y dice despiértate salterio y arpa. Los dos instrumentos que acostumbraba tocar David y con los cuales adoraba y alababa a Dios. Y por medio de los cuales Dios le había respaldado en tantas cosas. (1Samuel 16:23tocaba el arpa y el espíritu inmundo salía de Saúl; 1Samuel 18:10-11Saúl le tiró la lanza y David pudo esquivarla).

Leemos nuestro versículo de inicio pero ahora en la versión Biblia de Lenguaje Sencillo BLS, que dice: “¡Voy a despertarme! ¡Despertaré al arpa y a la lira! ¡Despertaré al nuevo día!” ¡Que impresionante, que maravilloso! que los hombres y las mujeres de Dios se levanten en la madrugada a alabar a Dios.

David estaba en una gran dificultad; y no solo eso sino que todos los que estaban alrededor de él necesitaban ayuda; incluida su propia familia. David tuvo que hacer un esfuerzo para sobreponerse y no mirar su situación y por eso exclamó: ¡Saca mi alma de la cárcel para que alabe tu nombre…! Salmos 142:7.

Él entendió que la única forma de recibir paz, consuelo y respuesta de Dios, era sobreponerse a la adversidad y que mejor forma que alabando y exaltando el nombre del Señor Dios Todopoderoso ¡Aleluya! Él sabía que el enemigo de su alma aborrece y no soporta la adoración, ni la alabanza a Dios. Él ya lo había experimentado cuando le cantaba a Saúl y el espíritu inmundo salía del cuerpo de Saúl. Él sabía que tenía que levantarse. Así lo entendió y así lo publicó diciendo: “Te alabaré entre los pueblos, oh Señor; Cantaré de ti entre las naciones. Porque grande es hasta los cielos tu misericordia, Y hasta las nubes tu verdad.” Salmos 57:9-10. Y luego vuelve a decir lo mismo en el Salmo 108:3-4.

Él prevaleció contra el enemigo con sus alabanzas. Él tuvo a Saúl a sus pies y pudo quitar con sus propias fuerzas el problema; pero David ya había entendido que la lucha no es contra carne ni sangre sino contra huestes de maldad (Efesios 6:12). David estaba seguro que Dios apartaría de su vida todo obstáculo, todo lo que pudiera servir de estorbo y tropiezo; por eso decidió ¡Alabar y adorar! Dando ¡Gloria a Dios!

Con mi voz dijo el salmista, ¡Con mi voz clamaré a Jehová! Es con tu voz que debes clamar pero no tu voz en lamento, ni en llanto, no te levantes a quejarte de lo mala que es tu situación. Saluda a este nuevo día con júbilo por la salvación y la respuesta de Dios en Cristo Jesús. David dijo: “Mi corazón está confiado en ti, oh Dios; mi corazón tiene confianza. ¡Con razón puedo cantar tus alabanzas!” Salmos 57:7 NTV. Y en la versión Palabra de Dios para Todos dice así: “Dios mío, mi corazón está firme. Te cantaré y tocaré bellas melodías para alabarte.”.

AFIRMACIÓNAmado Padre Celestial hoy te saludo con alegría y gozo en mi corazón. Gracias por este nuevo y maravilloso día que me has regalado. Yo lo recibo con júbilo porque sé que ya has obrado a favor de mi vida. Afirmo confiadamente que todo lo bueno de ti ya ha sido derramado en hogar, familia, ministerio, salud, finanzas, negocios y empresas. No me dejaré mover por lo que pueda ver u oír. Ningún diagnóstico médico me hará dudar de mi sanidad que ya fue obra en mí por Jesucristo mi Señor. Ninguna necesidad podrá prevalecer ni permanecer en mi vida ni en mi entorno porque soy tu heredero. Hoy decido no hablar de necesidad, ni de problemas, hoy me decido a publicar tus alabanzas y a adorarte. Con mi voz te alabaré y exaltaré por siempre porque tú eres mi Dios, mi Señor y Salvador. ¡Aleluya! Amén y amén.

Que el Señor les continúe bendiciendo, Su Pastor y Amigo Jorge Luis. Rellena el siguiente formulario con tus peticiones de oración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.